Pía Acevedo Méndez: La Historia en el Tintero

Testimonio Vivo de un Chile Austral

La historia de la humanidad es mucho más que una serie de eslabones suspendidos en el tiempo a la espera de ser descubiertos. En ocasiones está allí, frente a nuestros ojos, en las avenidas, las ciudades, los parques, los museos, los antiguos enclaves mineros al norte y sur de Chile. Pero para desenterrar estas historias se necesita de sensibilidad artística, una curiosidad innata propia de aventureros y los conocimientos académicos de un investigador.

Así es la historia de Pía Acevedo Méndez, historiadora e investigadora del Instituto de Estudios Patrimoniales con una profunda necesidad de comprender la historia del país a través de sus espacios urbanos e industriales. Desde niña se caracterizó por un profundo amor a la lectura y la aventura. “¡Siempre tuve una afición por las letras y la historia!. Las ciencias naturales y las matemáticas, aunque me parecen interesantes, nunca fueron exactamente lo mío”, cuenta con agrado.

Graduada como licenciada en Historia por la Universidad Diego Portales y con un Magister en Gestión Cultural por la Universidad de Chile, su infancia estuvo siempre llena de enseñanzas enriquecedoras y liberadoras. “Vengo de padres muy jóvenes, así que puede decirse que siempre hubo mucha libertad, pero al mismo tiempo autonomía, tanto en gustos como decisiones e intereses”. Serían estas bases las que alimentarían su curiosidad y espíritu aventurero a lo largo de los años. “Viajar siempre me encantó, incluso antes de cumplir los 18 años ya tenía la confianza de mi mamá para irme a ciertos lugares, sin estar siempre bajo su cuidado. Creo que eso, en parte, alimentó quién soy hoy día”. 

El Instituto de Estudios Patrimoniales es una Asociación sin fines de lucro cuyo propósito es investigar y desarrollar soluciones pertinentes a problemáticas del ámbito del patrimonio cultural y natural en que interactúen virtuosamente ciudadanía, sector público y sector privado.

Director Creativo/ Luis Fontecha

Producción Ejecutiva / Camila Tramón

Redactor / Andrés Royer

Fotógrafo / Christian Hidalgo

inicio  documentales 


En Búsqueda de la Historia

Finalizada la etapa escolar, sería el mismo amor por las letras lo que la llevarían a aventurarse en la posibilidad de hacer de la psicología su profesión. “A mí me encantaba la historia, pero como espacio laboral me parecía algo distante, porque en la escuela tampoco te enseñan qué hace un investigador ni qué son las ciencias sociales y la importancia que estas tienen”. Así que aprovechando una oportunidad asistió en sus vacaciones a la Escuela de Verano de la Universidad de Chile donde tendría su primer acercamiento a la Psicología  como carrera universitaria, con la grata sorpresa de que al mes aceptaría que no era precisamente lo que estaba buscando.

Esta experiencia la llevó a contemplar lo que ya anhelaba desde pequeña. “Fue entonces cuando asumí que lo que realmente quería era estudiar Historia, pero no desde la pedagogía, sino desde la licenciatura y sus espacios para la investigación”. Así comenzaría su carrera en la Universidad Diego Portales en el 2004, una etapa que califica como enriquecedora en lo individual y lo académico pero que al mismo tiempo recuerda con nostalgia.??“Yo trabajé por muchos años para pagar mis estudios así que en cierto punto estuve distanciada del mundo universitario. Mi trabajo estaba primero, pues era la única forma de continuar con mis estudios. A veces siento un poco de nostalgia por haberme perdido un poco de esa época”, manifestó. Pero fue el gusto por la historia y su afán por la investigación lo que la mantuvo allí a pesar de las dificultades: “realmente fueron espacios de aprendizaje muy significativos para mí”.

Conforme avanzaba la carrera, Pía hallaría la oportunidad perfecta para expandir sus horizontes, dando sus primeros pasos como investigadora y abriéndose a la posibilidad de abrir temas de discusión. En especial uno que venía despertando su interés cada día: ese vínculo de la historia con la ciudad, como objeto y espacio de estudio, de conflictos y disputas simbólicas. Temáticas que acompañarían tanto su tesis como también los proyectos que desarrollaría a lo largo de su carrera en el futuro. 

Rescatando el Pasado

Como historiadora e investigadora, el afán por viajar y recorrer Chile en su totalidad siempre ha sido una constante en la vida de Pía. Oportunidad que fue materializándose desde los inicios de su carrera como profesional. “Viví en Arica y en Talca por períodos prolongados, y he tenido la posibilidad de tener estadías largas en la región de Aysén y Magallanes. De alguna u otra forma mi trabajo está en constante movimiento y, en su mayoría, fuera de Santiago”. Esta particularidad ha enriquecido su metodología de trabajo que va más allá de lo académico para centrarse en una sensibilidad social.

Ante un fenómeno o planteamiento, como investigadora el primer paso es siempre la búsqueda, revisión y estudio de fuentes escritas, desde bibliografía, documentos oficiales hasta reseñas de prensa. Y una vez hecho esto, vendría el paso más importante que se resume a la búsqueda de fuentes orales. Es decir, entrevistar a la gente, a los protagonistas de diversas experiencias, “a todas aquellas personas que hayan vivido o tenido una incidencia directa en los fenómenos de estudio”, como explica.

“Una de las cosas que más se destaca del trabajo en terreno, es la posibilidad de vincularnos con la gente, con las familias y sus testimonios, sus memorias y experiencias individuales y colectivas. Nos ha pasado que en los relatos de nuestros entrevistados ha emergido lo más relevante y enriquecedor para comprender los diversos fenómenos que hemos investigado y en muchas ocasiones le han dado más valor a los documentos y registros escritos. Como investigadores valoramos muchísimo estas instancias”, asegura.

Para Pía, cuando hablamos de patrimonio urbano e industrial, no se habla del sitio o de una estructura, sino de la valorización de la gente entorno a una práctica, un objeto o un lugar. “Cuando emerge el concepto de patrimonio, particularmente en el siglo XVIII, este estaba determinado por grupos poderosos, que definían el valor de ciertos edificios u objetos, pero los grupos que no tenían poder quedaban marginados del escenario patrimonial, ya que sólo estaba reservado para algunos pocos. Sin embargo, en la actualidad eso ha cambiado y hoy la comunidad, en su heterogeneidad social y espacial, también es protagonista y gestora de su patrimonio porque todos, sin excepción, somos capaces de configurar nuestro patrimonio”, explica. Esta valorización viene de los trabajadores y las personas que comenzaron a darle un significado espacios, objetos y experiencias como relevantes, “que representan su identidad, que concentran un grado de afecto, que conllevan relaciones sociales o que dan cuenta de trascendentales avances tecnológicos para determinados grupos”, concluye.

 

Instituto de Estudios Patrimoniales

Esta filosofía y método de trabajo es compartido por el Instituto de Estudios Patrimoniales donde Pía funge como investigadora. Esta asociación sin fines de lucro, consiste en un grupo e investigadores y académicos que nació de la idea de aportar al campo de los estudios patrimoniales. “Desde hace un tiempo considerable han habido iniciativas destinadas a proteger el patrimonio cultural, particularmente lo arquitectónico, sin embargo algunas de estas acciones a veces no logran el impacto esperado. Así que entre colegas decidimos unirnos desde la comprensión del patrimonio, considerando reflexiones teóricas para poder aportar a esas acciones más prácticas. Es importante entender la importancia del patrimonio, las ciudades, los barrios y así comprender el origen de ese tipo de iniciativas o movimientos”, asegura.

El Instituto de Estudios Patrimoniales es un centro de estudios, pero con una profunda raíz social integrada a la comunidad. “Existen espacios donde pueden generarse conocimientos muy ricos, pero no se socializan ni se comparten con la comunidad. Nosotros buscamos exactamente que los conocimientos generados, vayan a todos los espacios sociales sin distinción. Ése es nuestro mandato: que el conocimiento sea socializado”

Del hecho al libro

Pía ha participado desde hace años en un equipo multidisciplinar que ha generado una diversidad de investigaciones y proyectos que han sido reseñados a través de variadas publicaciones. La primera fue merecedora del financiamiento Fondart en el año 2013, titulado “Habitando la última ciudad del cobre. Registro de historias de vida de El Salvador” donde convergen diez historias de vida que narran cómo es la vida en el campamento minero de El Salvador, en el medio del desierto de Atacama. Un año después trabajaría en otro proyecto de la misma índole, y que se adjudicaría el financiamiento Fondart en la convocatoria 2014 bajo el título “Extrayendo riqueza en el fin del mundo. Patrimonio inmaterial petrolífero”. La iniciativa se centró en reseñar la configuración de espacios de explotación petrolera, pero de carácter austral, “o el surgimiento de enclaves en espacios inhóspitos de nuestra geografía”, como explica nuestra experta.

En el 2015 surgiría otra investigación de la mano del Fondart 2015 denominado “Memorias e Identidades Petroleras. Un caso de Patrimonio Industrial Inmaterial en el Fin del Mundo”, destinado a poner en valor el patrimonio cultural en la región de Magallanes, particularmente la isla de Tierra del Fuego y sus campamentos petroleros enapinos. Y, finalmente, el año 2017 el equipo del que es parte Pía se adjudicó el Fondart “Arquitectura y sociedad petrolera en el Fin del Mundo. Los campamentos enapinos en Tierra del Fuego”. Todos estos proyectos son testimonios de la memoria y experiencia de aquellos que han sido protagonistas de la explotación petrolera en la zona del extremo austral del país y su relación con el contexto geográfico y espacial que determinó esa industria. Vivencias que ahora son parte de esa historia rescatada que está narrándose.

En la actualidad tanto Pía como el Instituto de Estudios Patrimoniales se encuentran trabajando en una futura publicación bibliográfica que englobe las últimas tres investigaciones con un carácter científico, histórico y humano que será publicada a fines de este 2018. 

Investigadora y mujer en Chile

Desde hace décadas vienen gestándose cambios importantes en cuanto a equidad en distintos espacios de la vida. Y el ramo de la investigación no es la excepción. De acuerdo con Pía, las mujeres históricamente han pasado por situaciones complejas y siguen existiendo espacios de discriminación cuando se habla, por ejemplo, de sueldos y maternidad. Aún así, en su experiencia, ha tenido la posibilidad de trabajar en equipos mixtos, lo que ha enriquecido aún más su experiencia profesional. “Hay que crear espacios de reflexión y discusión, pues han sido muchos años de discriminación y dificultades que sólo se justifican en el ‘ser mujer’, pero que debemos superar. En la actualidad, a pesar de que el escenario sigue siendo complejo, me enorgullece saber de mujeres en ambientes de investigación que anteriormente eran representados por hombres”, sentenció. 

Un futuro de vivencias por narrar

A futuro Pía tiene pensado seguir siendo esa mujer de lucha e “itinerante” para trabajar, es decir, nunca demasiado tiempo en un solo lugar. “Soy feliz trabajando en distintos contextos sociales, espaciales y labores. Disfruto del viaje, las permanencias en diferentes lugares y todo lo que eso conlleva”, exclamó. Y aunque puede sonar envidiable el hecho de conocer nuevos lugares, lo cierto es que pocas veces ha podido decir que está de viaje de placer. “Siempre estoy trabajando pues los tiempos están para ser aprovechados al máximo. Cuando uno está en espacios ajenos hay que ser consiente y respetuoso con la lógica del entorno, a sus tiempos, trayectorias, consideraciones de territorio”, sentencia.

Casi al cierre de nuestra entrevista, preguntamos a Pía cuál es la vivencia más humanamente enriquecedora de su trabajo. A lo que respondió: “Relacionarme, compartir en los hogares de nuestros entrevistados, la búsqueda misma de esas experiencias vitales que componen nuestro trabajo. Es allí donde se genera la confianza, los encuentros, donde les permites conocerte para ellos darse a conocer y ambos se validen. A veces la gente te pregunta con sorpresa porqué sus historias y objetos de valor irían al Museo Histórico Nacional, por ejemplo, al museo más importante de Chile, a lo que siempre respondemos que como chilenos, ése es también su museo, son sus memorias y objetos de valor parte de nuestra historia como nación”.

Pía Acevedo Méndez se encuentra finalizando un doctorado en Arquitectura y Estudios Urbanos en la Pontifica Universidad Católica de Chile, mientras desarrolla una serie de nuevos proyectos de índole patrimonial, conocimientos y enseñanzas que pronto verán la luz en nuevas páginas de la mano con el Instituto deEstudios Patrimoniales.