Francisco Zurita: Diseñar experiencias a través del sonido

En ocasiones el sonido es más importante que una imagen. Y no se trata de solo crear rugidos de dinosaurio, una explosión o el vuelo de naves espaciales. Se trata de avivar sentimientos y sensaciones que transciendan más allá de una obra.

Cuando hablamos de diseñar sonido, nos referimos a construir elementos sonoros que transmitan emociones, que aporten valor a una escena y despierten los sentidos de una audiencia. Es por eso que un artista sonoro es un narrador de historias y se vale de la sonoridad para contarla.

Esta descripción encaja con el espíritu de Mezcla y forma parte de los principios y valores de nuestro Ingeniero en Sonido, Francisco Zurita, la estrella responsable de la postproducción multimedia de proyectos interactivos desarrollados por el estudio. Para Francisco, o Pancho, como preferimos llamarlo, el sonido es el elemento encargado de “generar intención, dirección y sentimientos” en una producción. Significa además “aporte e inmersión, lo que se traduce en una experiencia interactiva”. Como Sonidista, su oficio es una pasión personal que nació del mundo cinematográfico y su conexión intrínseca con los videojuegos a través de las cinemáticas y bandas sonoras

Una pasión que ha desarrollado con los años y que enriquece tras cada experiencia, proyecto y experiencia en la que participa. Hoy queremos que sus palabras sean también las nuestras, en este viaje interactivo del que somos parte.

Ilustración / Angélica Luna

Redactor / Andrés Royer




Inventor de experiencias interactivas

Un rasgo que caracteriza a Mezcla, son las distintas metodologías de trabajo que integramos para desarrollar proyectos interactivos de calidad. Principios técnicos y conceptuales que dictan los lineamientos y procesos de desarrollo de videojuegos, realidad virtual y animación 3D. Es aquí donde el diseño de sonido es la primera etapa en el desarrollo de experiencias interactivas, siendo catalizador de emociones, sensaciones e intenciones.

Esta metodología está inspirada en el contenido radiofónico teatral del siglo XX que depende de diálogos, música y efectos de sonido para ayudar a la audiencia a imaginar la historia que se narra. Esto nos permite pensar en el usuario final y marcar los lineamientos de desarrollo a través de distintos procesos y puntos de atención que componen una experiencia interactiva.

“Cuando desarrollamos proyectos de realidad virtual, por lo general estos están ambientados en otras épocas, por lo que nos encontramos con la primera pregunta. ¿Cómo recrearíamos los sonidos de ambiente de una Plaza de Armas en 1810 sin nunca estuvimos allí? Es entonces cuando debemos sumergirnos en la búsqueda de referencias y estudios históricos, como jugando con un rompecabezas de piezas sonoras que rescatamos e integramos al inicio de todo proyecto”, afirma Pancho.

Integración creativa de saberes 

Contar con el sonido como desarrollo inicial para todo interactivo, facilita la integración del Sonidista con los demás miembros de nuestro equipo creativo. Una relación recíproca de saberes bajo una misma dirección. En relación a esto, Pacho agrega “cuando ya tenemos una propuesta de sonido definida, ésta es compartida con el resto del equipo. De esta manera trabajamos en una idea en concreto, con diseño, programación y sonido desarrollándose a la par del proyecto”. Así, podemos conocer en tiempo real el proceso de desarrollo y evolución de nuestros interactivos, dándonos el tiempo necesario para realizar ajustes y experimentar en carne propia las sensaciones y emociones que deseamos transmitir en los usuarios o público específico.

El artista y la sonoridad

Habiendo comprendido los distintos procesos de desarrollo e interiorizar el trabajo creativo de un Sonidista, podemos trasladarnos a la mente de Pancho, donde todo boceto cobra forma sonora, como acordes que se conjugan en un rompecabezas de ideas. “Un Sonidista debe entender la sonoridad y la música desde otro ángulo de vista. No se trata solo de colocarse unos audífonos y escuchar una lista de reproducción, sino de aprender a escuchar, a estudiar la composición, los instrumentos”, afirma, agregando que “toda composición tiene un fin y lleva a una reflexión.

En medio de esta entrevista quisimos conocer directamente de Pancho, cómo trabajar en Mezcla ha cambiado su oficio. Y tras meditarlo durante unos minutos, reflexiona: “Tras un largo tiempo, puedo decir que he aprendido a trabajar en equipo y a madurar mi trabajo sustancialmente. Pero esto no es todo, puedo decir he aprendido a explorar nuevas posibilidades de desarrollo, herramientas y estilos que al final se refleja en los proyectos participados”, dice, recalcando la importancia de pensar siempre en el usuario, el público objetivo, tomando en cuenta “sus expectativas, gustos e intenciones”, como meta a alcanzar para el desarrollo de interactivos.

Finalmente, tomamos la ocasión para rescatar todas las bandas sonoras que acompañan la pasión y oficio de Pancho como Ingeniero en Sonido, cuya respuesta resultó en un cortocircuito mental y un viaje interestelar hacia su mente. Y aunque no encontramos una respuesta clara, sí hallamos a un Sonidista en constante cambio, siempre en movimiento desde los espacios de Mezcla, donde nos enorgullece contar con sus habilidades y confiamos que pronto hallará un nuevo soundtrack que lo acompañe por la vida.